miércoles, 3 de junio de 2015

AGOSTISTAS VERSUS OCTUBRISTAS: LA OTRA INTERNA DEL KIRCHNERISMO


Por Horacio Torres


No hay una definición homologada acerca de qué es el kirchnerismo, una definición a la cual todos podamos atenernos sin hacer aclaración alguna. Así que voy a establecer una a efectos de que sepamos de qué estamos hablando en esta nota: se trata de todos los dirigentes, militantes y ciudadanos que, más allá de su pertenencia o no al peronismo y al Frente para la Victoria, exhiben una identidad política basada principalmente en el discurso y la obra de gobierno de los últimos doce años, y reconocen como único liderazgo posible a nivel nacional el de Cristina Kirchner.

La interna del Frente para la Victoria se celebrará el 9 de agosto en el marco de las PASO, según lo establece la legislación electoral vigente. Para esa ocasión, luego de varios "baños de humildad", quedaron en firme dos candidaturas: las de Daniel Scioli y Florencio Randazzo.

Si bien no hay sondeos que reflejen exclusivamente la opinión de los kirchneristas -según los hemos definido en el primer párrafo-, la percepción es que la mayoría de ellos (¿60%?, ¿70%?) prefiere a Randazzo. Otros se inclinan por Scioli, mientras todavía queda una porción que duda y espera la proclamación de los vices y/o algún tipo de orientación por parte de la Presidenta.

Los votos de estos kirchneristas puros formarán parte de un universo más grande de adhesiones a los candidatos del Frente para la Victoria, el cual incluye a otros sectores que también pertenecen a esta fuerza política. Entre estos sectores más vastos -que se encolumnan en la defensa del Gobierno y del proceso político iniciado en 2003 pero para quienes la letra K no es la única referencia- las preferencias parecen estar más del lado de Scioli.

De todos modos, faltan más de dos meses para las PASO y las encuestas han demostrado en repetidas ocasiones ser bastante falibles, razón por la cual nadie debería ponerse a contar los votos antes de tiempo.

Candidatos y algo más

Pese a que a primera vista se trata de una puja entre candidatos, subyace entre los integrantes del kirchnerismo una disyuntiva: ¿cuál es la elección importante, la de agosto o la de octubre?

Hay un sector del kirchnerismo, difícil de cuantificar pero sin dudas existente, para el cual todo se define en agosto: "Si Scioli gana las PASO, es la partida de defunción del proyecto", aseguran. Esto tiene una consecuencia inmediata en la campaña: la munición gruesa hay que utilizarla ahora. El razonamiento es: "No importa que haya heridos en nuestras filas y que eso pueda perjudicar el resultado de las elecciones de octubre, porque si el resultado de la interna es adverso, esa elección nacional ya carecerá de importancia". Algunos plantean directamente no votar a Scioli en caso de que resulte ganador en las PASO en las cuales piensan participar.

Los múltiples cuestionamientos sobre la figura del gobernador bonaerense pueden resumirse en tres: 1) Haber estado siempre junto a los Kirchner solo por conveniencia personal. 2) Tener cercanía con el grupo Clarín y sectores del poder económico. 3) Haber participado de diversos complots y conspiraciones para debilitar el poder de Néstor y Cristina a los largo de estos doce años.

Los kirchneristas que prefieren a Randazzo comparten, con mayor o menor intensidad, estos cuestionamientos. A pesar de eso, dentro de este sector "randazzista" hay también establecida otra posición diferente: "Si las PASO las gana Scioli, igual hay que trabajar para que el Frente para la Victoria gane en octubre".

Los que sostienen esta postura experimentan ciertas dudas cuando su candidato repite que "Macri, Massa y Scioli son lo mismo, son los candidatos del poder y de los medios". Se preguntan cómo bajarse luego de esa afirmación si el resultado de las PASO no es el esperado y a partir del 10 de agosto hay que ponerse a hacer campaña por el actual gobernador.

Estos "randazzistas octubristas" coinciden con los kirchneristas no randazzistas y con el resto de los componentes del Frente para la Victoria en que no sería lo mismo para el país un gobierno armado en las oficinas de Durán Barba y con los integrantes del círculo rojo repartiendo porotos a piacere que otro donde Cristina Kirchner, los actuales funcionarios y las agrupaciones políticas kirchneristas más caracterizadas como La Cámpora tendrían una injerencia importante.

Estos dos intensos meses que restan hasta el 9 de agosto revelarán quiénes tendrán más peso: los agostistas o los octubristas. De acuerdo a eso, la campaña para las PASO del Frente para la Victoria será más confrontativa o más contenida, lo cual podría incidir a su vez en las posibilidades de esta fuerza para octubre. La decisión está en manos de los candidatos aunque, por supuesto, tendrán una influencia insoslayable las señales que pueda dar la Presidenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada